Gestión del tiempo para una vida plena

Te voy a dar un buen consejo: Piensa en qué es lo importante para ti y los tuyos y emplea una correcta Gestión del tiempo para conseguirlo.

Gestión del tiempo

Hay 168 horas en una semana. Veinticuatro veces siete son 168 horas. Eso es mucho tiempo.

Pongamos que duermes ocho horas por noche, así que dedicas 56 horas a la semana para dormir.

Si tienes un trabajo a tiempo completo de 40 horas a la semana, contando las horas que duermes, tienes 72 horas para hacer otras cosas que no pertenezcan al ámbito profesional. Eso es mucho tiempo.

Si tienes un trabajo de 50 horas a la semana, o quizás un trabajo principal de 30 horas y otro complementario de 20 horas, eso deja 62 horas para otras cosas que no sean del ámbito profesional. Eso es mucho tiempo.

Si tienes un trabajo de 60 horas, eso deja 52 horas para otras cosas.

Si tienes un trabajo de más de 60 horas, ¿estás seguro de lo que estás haciendo con tu vida? Párate y piénsalo un momento.

¿Has pensado alguna vez en que no estás llevando a cabo una buena gestión del tiempo?

Estudios sobre la Gestión del tiempo.

Hubo un estudio que comparó las semanas de trabajo de la gente con registros reales de sus informes de Gestión del tiempo. En ese estudio encontraron que la gente que decía tener 75 horas para ocio realmente solo disfrutaban de 25 horas. Se dieron cuenta de que era debido a una mala gestión del tiempo y una falta de planificación de las prioridades y los objetivos personales y profesionales.

En 168 horas a la semana, creo que podemos encontrar tiempo para dedicarlo a lo que nos importa. Si quieres pasar más tiempo con tus hijos, quieres estudiar más para un examen, quieres hacer ejercicio durante tres horas o emplear dos horas a acciones sociales de voluntariado, se puede.

Incluso si estás trabajando más de 40 horas a la semana. Tenemos mucho tiempo, lo cual es genial. Incluso si estamos ocupados, tenemos tiempo para lo que importa.

Y cuando nos centramos en lo que importa, podemos construir las vidas que queremos en el tiempo que tenemos. Si realizas una correcta gestión del tiempo podrás ser más eficaz y dedicarte a tus objetivos principales.

 

Modelos obsoletos para la Gestión del tiempo.

A veces leo artículos sobre estos temas, sobre cómo encontrar una hora extra en el día. La idea que proponen es que vayamos ahorrando pequeñas porciones de tiempo en nuestras actividades cotidianas, lo sumemos, y así conseguiremos tiempo para lo importante.

Un ejemplo: grabar tus programas favoritos para avanzar rápido durante los anuncios. De esa manera ahorramos ocho minutos cada media hora, en dos horas de televisión, se ahorran 32 minutos para poder hacer ejercicio.

¿Te digo otra forma muy efectiva de encontrar 32 minutos para hacer ejercicio? No ver dos horas de televisión al día.

 

El modelo a seguir para la correcta Gestión del tiempo.

Después de estudiar cómo la gente exitosa realiza su gestión del tiempo y mirando sus horarios hora por hora, creo que esa idea es primitiva. Ahorrar tiempo no trae como consecuencia la vida que queremos. Construir la vida que queremos trae como consecuencia emplear el tiempo que tienes para vivir tu vida de forma plena.

Hay que darle la vuelta al concepto y la ventaja es que podemos medir el tiempo, planificar en qué vamos a emplearlo y medir si nos hemos desviado de nuestra planificación para corregirlo.

Nos hemos documentado con un proyecto de gestión del tiempo en el que se observaban 1001 días las vidas de mujeres muy ocupadas. Tenían trabajos exigentes, a veces sus propios negocios, niños que cuidar, padres que cuidar, compromisos con la comunidad, gente muy ocupada. Se registró cuánto trabajaban y dormían, con entrevistas sobre la gestión del tiempo de cada una de ellas.

>> Para saber más sobre la correcta Gestión del tiempo para profesionales autónomos puedes leer los siguientes consejos de Infoautónomos.

Mujeres todopoderosas.

Una de las mujeres que fueron analizadas salió un miércoles por la noche para ir a por su ropa de la lavandería. Llegó a casa y encontró el termo eléctrico roto, con un palmo de agua por todo el sótano. En ese momento ella empieza a dedicar su tiempo a luchar contra las consecuencias inmediatas del desastre durante la noche, al día siguiente, llega el equipo de profesionales para instalar un nuevo termo eléctrico, y un día después, el equipo de limpieza a domicilio se ocupa de la alfombra y los muebles deteriorados. Todo se graba en su registro de Gestión del tiempo.

Esta mujer termina empleando siete horas de su semana en solucionar su prioridad no prevista. ¡Siete horas! Eso es como conseguir una hora extra al día durante una semana. Estoy segura de que si se le hubiera preguntado al comienzo de la semana, “¿Podrías planificar siete horas para hacer yoga?” ella habría dicho como la mayoría, “No puedo, ¿no ves lo ocupada que estoy? Tengo mi agenda llena.” Pero cuando tuvo que encontrar siete horas porque había agua por todo su sótano, encontró siete horas. Y lo que esto nos enseña es que el tiempo es altamente flexible para albergar todo tipo de actividad.

 

El tiempo es el mismo para todos.

Gestión del tiempo

No podemos crear más tiempo, pero el tiempo que tenemos se adaptará para acomodar lo que elegimos poner en él. Y por eso, la clave para la gestión del tiempo es tratar nuestras prioridades al igual que ese termo eléctrico roto.

El tiempo es finito y podemos imaginar cada hora como si fuera una pequeña caja vacía, todos tenemos el mismo número de cajas y de lo que se trata es de llenar las primeras cajas con las tareas más importantes, y replanificar semanalmente por horas nuestros objetivos de actividad personal y profesional a corto, medio y largo plazo.

Otro ejemplo, el de una de las mujeres más ocupadas del experimento. Dirige una pequeña empresa con 12 personas en nómina, y es madre de 6 niños en su tiempo libre. Era un jueves por la mañana, y en ese momento ella no podía atender al entrevistador del experimento. Había agendado un paseo matutino, porque era una hermosa mañana de primavera y ella quería ir a dar ese paseo.

Cuando finalmente se encontró con el entrevistador, le dijo: “Todo lo que hago, cada minuto que paso, es mi elección“. En lugar de decir, “No tengo tiempo para hacer x, y o z,” Ella diría: “Yo no hago x, y o z porque no es una prioridad para mi”.

 

El tiempo como elección.

Puedo decir que no tengo tiempo para llevar a cabo una limpieza de cristales, pero eso no es verdad. Si me pagaran 100000€ por hacer la limpieza de cristales, seguro que me pondría manos a la obra rápidamente.

Dado que eso no va a suceder, puedo reconocer que no es un tema de falta de tiempo, es que no quiero hacerlo.

Usar este lenguaje nos recuerda que el tiempo es una elección. Y de hecho, puede haber malas consecuencias por tomar elecciones diferentes.

Pero somos personas inteligentes, y ciertamente a largo plazo, tenemos el poder de llenar nuestras vidas con las cosas que merecen estar ahí.

 

Estrategia para la correcta Gestión del tiempo.

¿Entonces cómo lo hacemos? ¿Cómo tratamos nuestras prioridades al igual que ese termo eléctrico roto? Primero necesitamos averiguar cuáles son. Quiero darte dos estrategias para pensar en esto.

Primera estrategia, en el lado profesional.

Estoy segura de que mucha gente llega a fin de año para dar o recibir el resumen de desempeño anual. Analizas tus éxitos durante el año, tus “oportunidades para el crecimiento”. Y esto es válido, pero creo que es más efectivo hacerlo mirando hacia adelante.

Imagina que es el fin del próximo año y estás haciéndote a ti mismo una revisión de desempeño. Imagina que ha sido un año increíble para ti profesionalmente.

¿Qué cinco cosas hiciste para que el año profesional fuera tan increíble?

Puedes escribir tu siguiente revisión de desempeño ahora.

Segunda estrategia, en el lado personal.

Este año ya pasó, pero quiero que supongas que es el fin del próximo año, y ha sido un año absolutamente increíble para ti y las personas más cercanas.

¿Qué cinco cosas hiciste que lo convirtieran en un año personal tan increíble?

Puedes escribir ahora la próxima carta familiar del año.

Presupuesto de objetivos anuales.

Entre la revisión de desempeño y la carta familiar del año, tenemos una lista de diez objetivos en los que trabajar el próximo año.

Lo siguiente es que tenemos que descomponerlos en pasos que puedan ser realizados. Trataremos nuestros objetivos de la lista al igual que ese termo eléctrico roto, poniéndolos primero en nuestros horarios. Haremos esto pensando en nuestras semanas antes de empezarlas.

Un buen momento para hacerlo es el viernes por la tarde. El viernes por la tarde es lo que un economista llamaría un tiempo de “bajo costo de oportunidad”. La mayoría no estamos sentados los viernes por la tarde pensando en que es nuestro momento de mayor rendimiento profesional. Pero estamos dispuestos a pensar en lo que deberían ser.

¿Quieres ser feliz? Acción.

Toma un poco de tiempo del viernes por la tarde y haz una lista de prioridades con tres niveles: tareas profesionales, tareas personales con otros, y tareas personales a solas.

Cada semana debemos ser capaces de planificar y emplear tiempo en estas tres categorías para llevar una vida plena. Si te fijas, dos de las tres categorías pertenecen al ámbito personal.

Ciertamente es una buena proporción para llegar a una vida plena. Ya sabemos objetivamente que las tres partes son imprescindibles para llegar a ser feliz.

¿Quieres ser feliz? Empieza ahora mismo, tienes el poder de conseguirlo.

Deja un comentario

¿Te gusta este Blog? Por favor, interactúa :)